Hablemos de Lo que cuenta el caldero, de Leonor Espinosa

Estilo de vida
Hablemos de Lo que cuenta el caldero, de Leonor Espinosa
Por DosConSentidos
29 marzo, 2019

La gran mayoría de los libros contienen una estructura interna, una especie de ADN que es núcleo y a la vez el marco que los sostiene. Encontrar los secretos de estas formas particulares en cada libro no es necesario, pero se convierte en una herramienta extra que nos permite descifrar con mayor facilidad sus secretos. Conocer qué forma estructural tiene un libro, nos ayuda a recrear en nuestras mentes con mayor fidelidad las palabras y las ideas que los autores nos quieren transmitir.

Algunas historias son circulares y otras tienen la forma de grandes arcos o puentes que se entrelazan y te pasean con su narrativa. Algunas más, son espirales que nos llevan a lo más profundo del corazón del autor. En este caso Lo que Cuenta el Caldero, se encuentra tan bien estructurado, que su título nos revela el secreto de su forma, la de un caldero que es besado por el fuego, al cual se van incorporando ingredientes, personajes, lugares y momentos en forma de capítulos, haciendo que sus aromas te lleven a imaginar con exactitud lo que la autora Leonor Espinosa, te quiere transmitir en cada renglón.

Como quien pone los leños de un fogón, encendiéndolos y montando el caldero a las llamas para que comience a tomar temperatura, de esta manera Leonor Espinosa, comienza con orden a hablarnos de sus orígenes, de cómo era ese mundo donde vivía llenando nuestra mente de imágenes de su infancia, los comienzos de su formación artística en una Cartagena que moldeó su forma de ver el arte y de mostrarnos los riesgos que la autora sería capaz de tomar en la exploración de su ser artístico. De cierta forma lo que vemos en el primer capítulo, es ese fuego que alimenta a la autora, y es con este fuego que el caldero va a calentarse para contarnos sus historias.

Pocas cosas nos definen más como humanos, como cultura y como seres vivos en este Planeta Tierra, que la comida. Lo que tomamos de esta y como lo preparamos, no es solo una cuestión de simple supervivencia o sustento. Es la relación más profunda que tenemos con la naturaleza y con los demás seres humanos con quienes compartimos un territorio. Una relación que define en nosotros la esencia de lo que somos. De esta forma es como entonces comienzan a integrarse los distintos elementos que forman el contenido del caldero.

Los capítulos que la autora va agregando a su obra, podría decirse que son como ingredientes que se van integrando en el caldero en el momento preciso, y que uno a uno, ensamblan este caldo de experiencias al que llamamos vida. Estos nos van contando sus orígenes, pero también su relación en un comienzo con el caribe y más adelante con la mayoría del territorio nacional.

Este es un libro para saborear con calma y sin afanes, un libro que da saltos en el tiempo y el espacio mostrándonos apartes especiales que la autora ha vivido. Mostrándonos con naturalidad cómo la comida define los momentos claves de la vida y la cultura, pero también sirve como fuerza transformadora en las familias y comunidades.

Las especias para la cocción en este caldero, podría decirse que llegan en el capítulo El Vencedor, donde se menciona a la fundación Funleo, una fundación creada por Leonor Espinosa, que a su paso va apoyando comunidades en el territorio colombiano, aprovechando las costumbres, tradiciones y la gastronomía local para transformar positivamente su territorio. Son las especias del caldero porque la gastronomía puede realzar la calidad de vida en una comunidad. Y aunque en la novela solo menciona su fundación con sutileza, basta con ver su página web para conocer este valioso trabajo, que nos demuestra que no todo está perdido, que una comunidad puede valerse de lo que ya tiene para salir adelante con un poco de guía y apoyo.

Lo que Cuenta el Caldero nos pasea por una Colombia vista desde su verdadero corazón. Desde los fogones y calderos de nuestros antepasados, contándonos en cápsulas de bellos momentos, su cotidianidad y sus secretos. Recordándonos que como cultura debemos valorar lo nuestro, recordar que nuestra gastronomía está llena de magia que debemos descubrir, pues al descubrirla a ella también nos descubrimos a nosotros mismos, tal y como lo hizo su autora Leonor Espinosa.

De David Vélez Gómez para Dos con Sentidos.

Artículos relacionados

Comparte

Recetas relacionadas
Menú