Cómo recuperar el estado de tus utensilios quitando el óxido

La limpieza de nuestra cocina es un tema sobre el cual hacemos un amplio énfasis en DosConSentidos; quizá para muchos sea algo muy sencillo de llevar, no obstante, sin importar con cuánta experiencia se cuenta en este lugar de la casa nunca estará de más emplear un par de consejos para poner en práctica.

El aseo de un lugar como la cocina va mucho más allá de limpiar incansablemente el mesón, las paredes, el piso y las boquillas del fogón; aquí existe otro tipo de artículos igual de importantes a los que nombramos previamente.

Con respecto a ello, cabe aclarar que hacemos referencia a los utensilios elaborados de material propenso al óxido; quizá no seamos dejados con ellos, sin embargo, de un momento a otro, estos se encontrarán con al menos una capa de este molesto compuesto.

Por lo tanto, hoy les enseñaremos cómo recuperar el estado de los utensilios oxidados, pueden quedar como nuevos.

Utilizar bicarbonato de sodio y una almohadilla abrasiva

Sobra preguntar quién alguna vez utilizó el bicarbonato de sodio, normalmente, la respuesta será un rotundo sí; éste es uno de los ingrediente más empleados del mundo, no sólo en la cocina o para la limpieza, sino para otro tipo de cosas, como mascarillas, incluso remedios caseros para la digestión.

Sin embargo, en el caso de recuperar los utensilios oxidados haremos énfasis en sus propiedades limpiadoras.

Ingredientes

  • Bicarbonato de sodio: cantidad relativa al tipo de utensilio por limpiar.
  • Almohadilla abrasiva: 1.
  • Agua: cantidad necesaria.

Preparación y procedimiento

Calentaremos el agua y la verteremos en un recipiente donde pueda mezclarse con el bicarbonato de sodio, el objetivo es convertir ambos ingredientes en una pasta.

Empapamos la almohadilla y frotamos el utensilio lentamente pero con buen ritmo; en este caso si nos excedemos en la fuerza podemos dañarlo. Dejamos actuar durante 5 minutos y enjuagamos.

Utilizar limón y vinagre blanco

Tanto el limón como el vinagre blanco poseen propiedades especiales para arrancar la grasa y el óxido no es la excepción; por ello haremos uso de los mismos con el fin de recuperar los utensilios arrebatados por el exceso de óxido.

Ingredientes

  • Limón: 1.
  • Vinagre blanco: cantidad relativa al tipo de utensilio por limpiar.
  • Papel aluminio: según la superficie del utensilio.

Preparación y procedimiento

Esta alternativa se basará en dos fases:

Antes de indicar las fases para realizar el procedimiento se debe exprimir el limón completo con el fin de obtener el mayor zumo posible, éste se reserva en un recipiente y se cubre con papel película.

Primera fase

En ésta se recortan varios trozos de aluminio, con los cuales se deben realizar varias bolas del material; lo ideal es que sean de tiras de aproximadamente 3 centímetros.

Ya elaboradas las bolas de aluminio deben sumergirse en el zumo de limón reservado anteriormente, luego se estregan os utensilios oxidados con las bolas untadas de limón.

Segunda fase

Posteriormente a la fase anterior, los utensilios deben sumergirse completamente en un recipiente con vinagre blanco, se dejarán allí toda la noche y al otro día se lavan de forma común.

Cómo recuperar el estado de tus utensilios quitando el óxido
Calificación:
Imagen autor

Articulos Relacionados con Cómo recuperar el estado de tus utensilios quitando el óxido

Alimentos que no engordan a pesar de tener lípidos

Alrededor de los lípidos o grasas giran muchísimas afirmaciones, las cuales, en su gran mayoría,...

Únete a nuestro boletín